Audiencia

¿Qué es y cómo crear un MVP?

MVP (Minimum Valuable Product por sus siglas en inglés) significa Producto Mínimo Viable y consiste en el conjunto de características mínimas y esenciales de un nuevo producto. Es importante destacar que no se trata de una versión final, sino más bien de un prototipo con elementos claves para captar la atención de potenciales consumidores.

El propósito de construir un MVP es lanzar un producto rápidamente al mercado y con un presupuesto ajustado. Este enfoque permite recopilar opiniones valiosas de los usuarios sobre el producto inicial e incluirlos en futuros ajustes al modelo de negocio de la empresa. Con un MVP se puede: encontrar la audiencia correcta, extraer ideas basadas en las preferencias de los potenciales clientes y así ahorrar tiempo y recursos en el desarrollo del producto.

Algunas claves para entender a fondo la importancia de realizar un MVP:

  • Tiene el suficiente valor para que las personas puedan usarlo
  • Demuestra suficiente valor a futuro para retener a los primeros evangelistas.
  • Provee comentarios para orientar el desarrollo posterior.

¿Cómo construir un MVP?

1. Crear una hipótesis sobre el negocio.

¿Qué valor ofrece el producto a los usuarios? ¿Cómo puede beneficiarlos? ¿Por qué comprarían el producto? Estas son preguntas importantes a tener en cuenta para ayudar a expresar mejor el prototipo inicial.

2. Conocer el público objetivo

En esta etapa es importante definir el segmento de clientes. Un buen punto de partida es definir al consumidor ideal mediante la variable geográfica (sexo, edad, educación y nivel de ingresos, entre otras características).

“¿Qué pasa si nos encontramos construyendo algo que nadie quería? En ese caso, ¿qué importaba si lo hicimos a tiempo y dentro del presupuesto?

Eric Ries, autor de The Lean Startup

3. Identificar las características principales

Recuerda que tu producto o servicio es un conjunto de funciones y atributos tangibles (formato, tamaño, color) e intangibles (marca, imagen de empresa, servicio al cliente) que el consumidor valora como algo que va a satisfacer sus necesidades y deseos. También debes considerar variables más subjetivas y preguntarte, si mi empresa fuera un color, ¿Cuál sería?.

4. Construir, medir y mejorar

Todo es parte de un largo pero valioso proceso: primero, se define el alcance del trabajo y el producto pasa a la etapa de creación y desarrollo. Después de completar el desarrollo del producto, este necesita ser presentado a potenciales clientes, para posteriormente encontrar oportunidades de mejora y desarrollo continuo, lo cual facilite la innovación en el transcurso del tiempo.

Si llegaste hasta este punto, estás listo para embarcarte en el primer viaje hacia el desarrollo de tu primer producto mínimo viable. ¡Recuerda que no tiene que ser perfecto! Simplemente encuentra un primer camino en los pasos descritos anteriormente.

Si te ha gustado este artículo, te agradecería compartirlo.